9 de julio de 2008

// // 7 comments

La Posesión





I.- Concepto:

La figura jurídica de la posesión está regulada en el Libro II, Título V del Código Civil. El texto legal le dedica los artículos 430 a 466, ambos incluidos. En este y sucesivos artículos vamos a exponer la regulación legal de la posesión y de los efectos jurídicos que despliega.

La esencia de la posesión está en su fórmula especial de defensa jurídica. Es la llamada defensa interdictal o a través de interdictos. Sobre la base de los artículos 441 y 446 del Código Civil se destacarán los siguientes Principios Generales que inspiran la posesión:

1) Cualquier persona que esté en posesión de una cosa tiene Derecho a ser protegido frente a cualquier perturbación o despojo hecho por un tercero, sin necesidad de probar que él es el propietario. Basta por tanto, estar en posesión para tener Derecho a protección.

2) El despojado tiene Derecho a la protección incluso aunque el autor de esa perturbación o despojo sea el propietario, el cual, deberá solicitar la intervención del Juez para que se le entregue la posesión de esa cosa. A cualquier poseedor de entrada, sin más se le protege.

Paralelamente con esta defensa interdictal la posesión cumple con una función de legitimación. Permite que una persona sea considerada como titular de un Derecho sobre una cosa y puede ejercitar las facultades que se deriven de ese Derecho sin necesidad de probar la titularidad de ese Derecho, y permite igualmente a terceras personas confiar en esa apariencia jurídica.

Finalmente cuando la posesión ha sido pública, pacífica e ininterrumpida durante el plazo legal, y de buena fe, en ese caso la posesión se transforma en propiedad a través de la figura jurídica de la usucapión. Que será objeto de otro post en el blog.

II.- Naturaleza jurídica:

Desde los tiempos del Derecho Romano se viene discutiendo si la posesión es un Hecho o, un Derecho:

1º) la posesión es un simple Hecho. Los antiguos romanistas defendieron este criterio basándose en que la posesión se basaba en circunstancias puramente físicas o formales, y porque se protegía siempre al poseedor, e incluso frente al propietario.

2º) la posesión es un Derecho. Algunos autores consideraba que la posesión es un Derecho subjetivo o lo que es igual, un interés jurídicamente protegido.

3º) postura ecléctica. La que distinguía la simple detentación que se calificaba como un hecho y la posesión civil que se consideraba como u Derecho

4º) el doble carácter de la posesión. Savigny defendía que la posesión, inicialmente un hecho, era un Derecho en virtud de los efectos jurídicos que produce.

Una vez admitido que la posesión es un Derecho, se trata de puntualizar si es un Derecho de obligación, de crédito o, es un Derecho real:

Savigny lo configuraba como un Derecho de crédito porque entendía que era una relación entre dos personas, entre el poseedor un la persona que perjudicaba a ese poseedor.

Sin embargo de forma unánime, la doctrina moderna configura a la posesión como un verdadero Derecho real, porque se dan los dos elementos caracterizadores de un Derecho real, “protección sólo provisionalmente mientras no se demuestre que no tiene Derecho a poseer, protección puramente temporal”.

En la doctrina española se han defendido las mismas posturas citadas anteriormente, pero se produce un divorcio doctrinalmente hablando. La posesión se considera un Derecho real pero actualmente con la Ley en la mano, la posesión es un hecho. La Ley Hipotecaria dice que “el mero hecho de poseer no tiene entrada en el registro de la propiedad”.

III.- Estructura de la relación posesoria

El estudio de la relación posesoria supone determinar los sujetos y el objeto de la posesión, es decir, quienes pueden poseer y qué cosas pueden ser objeto de posesión.

a) Sujetos:

El Código Civil no establece ninguna norma general sobre este punto, pero puede formularse una regla general. La condición de poseedor no va unida a la personalidad humana, y por tanto, puede serlo tanto personas físicas como jurídicas. Aunque la posesión puede ser atribuida a cualquier persona incluso a un no concebido, sin embargo, el ejercicio de los Derechos derivados de la posesión han de ser efectuados por cualquier persona que tenga plena capacidad de obrar.

b) Objeto:

Como regla general pueden ser objeto de posesión tanto las cosas como los Derechos. Las cosas materiales pueden ser poseídas individualmente o colectivamente. Pueden ser también objeto de posesión las cosas como los Derechos. Se excluyen de la posesión las cosas comunes y públicas que están fuera del comercio, art. 437. La posesión de una cosa se extiende no solo a sus elementos esenciales sino también a sus accesorios, art. 449.

IV.- La posesión natural y posesión civil

El Código Civil en su art. 430 dice que:

“Posesión natural es la tenencia de una cosa o el disfrute de un Derecho por una persona. Posesión civil es esa misma tenencia o disfrute unidos a la intención de haber la cosa o Derecho como suyos”.

La posesión natural solo requiere la posesión material, el corpus, y la civil exige además del corpus, un elemento intelectual o espiritual, el animus. Sin embargo estos conceptos de corpus y animus no son tan sencillos como a primera vista parecen, pues no todo contacto físico o material implica el corpus. Tampoco está claro si para la posesión civil basta con tener la cosa para sí, y si es necesaria la intención de tener la cosa en concepto de dueño.

V.- Posesión en concepto de dueño y en concepto distinto de dueño

Responde a esta distinción el art. 432 del Código Civil:

“La posesión en los bienes y Derechos puede tenerse en uno de dos conceptos: o en el de dueño, o en el de tenedor de la cosa o Derecho para conservarlos o disfrutarlos, perteneciendo el dominio a otra persona”.

Esto coincide con la clasificación anterior pues la posesión en concepto de dueño equivale a posesión civil, y la posesión en concepto distinto de dueño equivale a la posesión natural.

VI.- Posesión mediata e inmediata

Esta distinción ha sido formulada por la doctrina alemana: una persona que le entrega a otra una cosa para que la posea por un cierto tiempo, y luego la restituya: arrendamiento o alquiler de vivienda por ejemplo. Aquí el inquilino o arrendatario se convierte en poseedor de ese piso y está protegido por los interdictos. Pero el arrendador es poseedor en concepto de dueño. Se produce por tanto, un desdoblamiento de la posesión, una posesión directa e inmediata en el caso del inquilino, y una posesión indirecta y mediata en el arrendador.

El Código Civil no recoge esta clasificación, si bien la doctrina española la admite en base al art. 432.

VI.- La Posesión de buena y mala fe

Ambas posesiones se encuentran recogidas en el art. 433.

La posesión de buena fe se puede definir desde un doble punto de vista. Desde el punto de vista negativo, buena fe equivale a ignorancia de los vicios, y se recoge en el art. 433. Desde el punto de vista positivo, buena fe equivale a creencia de la legitimidad de una adquisición, y viene recogido en el art. 1950 del CC.

Puede ocurrir que una persona iniciara su posesión de buena fe y perdiera su buena fe inicia con carácter posterior. En estos casos el Derecho romano sostenía que bastaba la buena fe inicial, mientras que el Derecho canónico exigía la subsistencia de esa buena fe todo el tiempo de posesión. El Código Civil se decanta por la doctrina canónica claramente en su art. 435.

VII.- Otros tipos de posesión

1) Posesión individual y coposesión: la coposesión existe cuando la posesión de una cosa corresponde en común y proindiviso. El Derecho admite esta figura de la coposesión en los artículos 445 y 450.

2) Posesión justa e injusta: tradicionalmente se entendía que la posesión justa era la pública, pacífica y no tolerada:

- Pública en el sentido de que la posesión pueda ser conocida por todos los interesados en ella, art. 444.

- Pacífica en el sentido de que no puede adquirirse violentamente la posesión, art. 441, y que los actos ejecutados violentamente no afecten a la posesión.

- No tolerada en el sentido de que los actos meramente tolerados no afectan a la posesión, art. 444.

3) Posesión civilísima: es la posesión que se entiende adquirida por ministerio de la Ley, con independencia de la posesión material. Esta figura se aplica especialmente en las adquisiciones hereditarias, concretamente en el art. 440. En conclusión: 1ª) el heredero o adquiriente de los herederos puede tomar posesión de los bienes de la herencia. Si hubiese legatarios, con concesión específica, él solo no podría tomar posesión del bien, necesita que cualquiera de los herederos le entregasen la posesión.

2ª) el heredero puede utilizar el juicio verbal para entablar la acción interdictal.

3ª) la usucapión que hubiere iniciado el causante beneficia a sus herederos, art. 1934 del CC.

4ª) el heredero está legitimado para ejercitar la acción de desahucio por falta de pago establecida en la ley.

4) Cuasiposesión o posesión de Derechos: aunque hay algunos autores que sostienen que todos los Derechos incluidos los personales son susceptibles de posesión, la postura mayoritaria sostiene que sólo los Derechos reales son “susceptibles de posesión”, e incluso hay Derechos reales que no son susceptibles de posesión, por ejemplo, la hipoteca.

5) Posesión en nombre propio y en nombre ajeno: ver art. 431 del Código Civil. Será objeto de otro post en el blog.

7 comentarios:

  1. gracias por ayudarme con mi tarea:D

    *****

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí, por visitar el blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a loe realizadores de esta página, ha sido de gran ayuda en un trabajo de investigación de la universidad. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Seria excelente si estuviera el nombre del autor del articulo, me hubiece gustado apuntarlo dentro de la bibliografia de mi trabajo, de igual manera gracias por la informacion.

    ResponderEliminar
  5. El autor de este artículo es el administrador de este blog, cuyos datos personales se encuentran en la pestaña contacto de esta bitácora. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por una ampliacion del tema que estaba investigando. es muy comprensible

    ResponderEliminar


Normas Para Comentar

1.-Utiliza el buscador para encontrar cualquier contenido alojado en el blog. 2.-Todos los comentarios son supervisados por el administrador del blog. 3.-Si quieres preguntar o realizar cualquier consulta en los comentarios, asegúrate que la misma guarda relación con la entrada publicada. 4.-Intentar exponer brevemente la consulta de forma clara y ordenada. 5.-Si prefieres mandar un email, situado en la pestaña contacto, intenta exponer la consulta de forma clara y ordenada y aportando los hechos necesarios para su comprensión. 6.-Queda terminantemente prohibido el uso incorrecto del lenguaje ni el empleo de lenguaje SMS. No escribas con mayúsculas. 7.-Queda terminantemente prohibido el SPAM. Este sitio usa la etiqueta “rel=”nofollow” a todos los enlaces externos. 8.-Si no se cumplen estrictamente estas normas el comentario será ignorado y/o borrado. Respetando estas normas ganamos todos, conseguimos un mayor orden y ayuda para los nuevos visitantes. Gracias por tu comprensión.