8 de julio de 2008

// // Dejar un Comentario

La eficacia probatoria de los documentos. Parte Final.





I.- Los documentos como medio de prueba. La prueba documental. Procedimiento.

· Procedimiento

Dentro de la práctica de la prueba documental podemos destacar:

· Aportación de los Documentos. Tiempo y Forma.

· Deber de exhibir documentos: Por las partes y por terceros, lo que supone una novedad respecto de la anterior Lec.

a) Momento procesal para aportar los documentos.

Se deduce del Art. 265 de la Ley, que cualquier documento en el que el actor o el demandado funden su derecho, o la excepción, se ha de aportar con la demanda (tanto en el proceso ordinario como en el verbal) o en la contestación a la demanda (si el proceso es ordinaria) o en el acto de la vista cuando se trata de los documentos en los que se funda la excepción del demandado, si el proceso es verbal. Art. 265 de la Lec.

Lo que establece la ley es la carga de presentación de documentos en un momento determinado; el Art. 272 de la Lec, establece la imposibilidad de admitir cualquier documento que se presente fuera del momento establecido, debiendo el juez rechazar de oficio, o a instancia de parte, la citada aportación.

Contra la resolución que acuerde la inadmisión no cabrá recurso alguno, es decir, pasado el tiempo de presentación, precluye la posibilidad de presentar el documento, lo que no impide que las partes puedan intentar la excepción por otros medios probatorios.

Se trata de una carga procesal, que la ley refuerza, refiriéndose a ella en varios preceptos.

La razón por la que la ley exige que la carga de aportación de documentos haya de cumplirse con la presentación de la demanda o contestación, es para posibilitar, desde el principio, el juego limpio entre las partes dentro del proceso, de este modo, ambas partes saben desde le inicio del proceso cuales son las armas con las que cuenta el adversario y se posibilita el juego de la impugnación de la autenticidad.

La otro razón, que justifica esta exigencia por parte de la ley, está en la propia naturaleza de la prueba documental, pues se trata de una prueba preconstituida.

Excepciones;

El Art. 270 de la Lec, prevé dos supuestos en los excepcionalmente se pueden no presentar los documentos en le momento inicial del proceso:

· Cuando los documentos son de fecha posterior a la demanda o a la contestación o, en su caso, a la audiencia previa al juicio, siempre que no se hubiesen podido obtener con anterioridad a dichos momentos procesales.

· Tratarse de documentos anteriores a la demanda o contestación o, en su caso, a la audiencia previa al juicio, cuando la parte que los presente justifique no haber tenido antes conocimiento de su existencia.

· No haber sido posible obtener con anterioridad los documentos, medios o instrumentos, por causas que no sean imputables a la parte.

Sólo en el juicio ordinario, existe la posibilidad de aportar nuevos documentos, como consecuencia de la posibilidad de llevar a cabo alegaciones complementarias por la parte en la fase de audiencia previa.

Estos documentos deben estar relacionados con el contenido de estas alegaciones complementarias.

No cabe esta posibilidad de aportar nuevos documentos en el juicio verbal, en el cual no existe fase de audiencia previa.

En lo que se refiere al documento privado, el Art. 269 de la Lec, establece que el documento se ha de presentar en original o mediante copia autenticada por el fedatario público competente.

Nada impide que el documento privado se presente por copia simple, en el supuesto de que no se tenga el original, produciendo los mismos efectos que este.

Igualmente, es posible la presentación del documento privado mediante copia reprográfica (reproducción de los documentos por distintos medios: fotografía, microfilme…, etc.), que tendrá eficacia probatoria siempre que no se impugne la exactitud de la reproducción, en cuyo caso se llevará a cabo el correspondiente cotejo.

b) Aportación de los documentos mediante designación

Sabemos que la ley exige que la aportación de documentos se cumpla en la presentación de la demanda o contestación, no obstante, la ley entiende que se cumple esta carga cuando no se tenga a disposición el documento, debiéndose entonces designar el archivo, protocolo, o el lugar donde se encuentren los originales, o el registro, libro o expediente del que se pretenda obtener la certificación que se propone aportar al proceso; es una especialidad dentro de la regla general acerca de la forma de aportación.

Esta posibilidad de la designación no la tiene la parte cuando es posible obtener del archivo, del protocolo, del expediente o registro, copias fehacientes, no siendo suficiente para cumplir la carga la simple designación del lugar donde se hallen.

Deber de exhibir documentos: Por las Partes y por Terceros;

Este deber de exhibición de documentos, es más una obligación procesal, que una carga, en sentido estricto.

Este deber, es uno de los pocos deberes procesales que contempla la vigente Lec, y que no estaba previsto en la anterior ley.

Por las partes:

Junto a la carga de aportar los documentos, la Lec, establece, el deber para las partes, y para terceros, de exhibir los documentos que estén en su poder y se refieran al objeto del proceso o a la eficacia que puedan tener los distintos medios de prueba, y que sean solicitados por una de las partes por entender que son necesarios y pertinentes para la efectiva tutela de su derecho. Art. 328 y ss de la Lec.

La ley exige la perfecta identificación del documento cuya exhibición se pretende, lo que se llevará a cabo mediante la presentación de una copia del mismo; en el caso de que se carezca de copia, se permite que la identificación se haga mediante otros medios.

En el caso de negativa injustificada a exhibir el documento, el tribunal puede optar por:

· formular requerimiento, mediante providencia, para que los documentos cuya exhibición se solicitó sean aportados al proceso, cuando así lo aconsejen las características de dichos documentos, las restantes pruebas aportadas, el contenido de las pretensiones formuladas por la parte solicitante y lo alegado para fundamentarías.

· Puede atribuir valor probatorio a la copia simple si se dispone de ella, o a la versión sobre el contenido documental que realiza la parte.

c) Exhibición de documentos por terceros

El deber de exhibir documentos por terceros, se basa, en que de lo contrario, sería fácil impedir el juego de la prueba documental, entregando el documento a otra persona, lo que constituiría un fraude de ley difícil de evitar.

En este deber de exhibir documentos por terceros se pueden entrecruzar derechos que pueden entrar en contraposición; de un lado, el derecho que tiene la parte a utilizar todos los medios probatorios que hagan efectivo su derecho a la tutela jurídica; de otro, el derecho del tercero a la intimidad, que puede ser violado si tuviera que exhibir sin más los documentos que son de su propiedad exclusiva; por esta razón se regula estrictamente. Art. 330 de la Lec, de acuerdo al cual sólo se requerirá a los terceros no litigantes la exhibición de documentos de su propiedad cuando, pedida por una de las partes, el tribunal entienda que su conocimiento resulta trascendente a los fines de dictar sentencia.

La ley exige oír al tercero antes de tomar ninguna decisión; es en este momento cuando el tercero puede hacer valer sus derechos constitucionales a denegar una prueba pedida por la parte, y será el juez el que haga una valoración sobre que derecho constitucional debe prevalecer en ese momento.

La decisión del juez es irrecurrible, sin perjuicio de que el tercero utilice el derecho de amparo constitucional para defenderse de la orden del órgano judicial.

Cuando el documento es propiedad de un órgano del estado, o de la administración, o de una empresa o entidad que trabaja para la administración o para el Estado, la exigencia de exhibir el documento es reforzada, de tal modo que, salvo que exista un deber legal de secreto o de reserva, está obligado a la exhibición del documento sin que quepa ningún tipo de alegación.

II.- Valoración de la Prueba Documental

Sólo producen eficacia probatoria plena, o lo que es lo mismo, eficacia tasada, los documentos, públicos o privados, que sean auténticos.

De acuerdo al Art. 319 de la Lec, los documentos públicos comprendidos en los números 1 a 6 del artículo 317 harán prueba plena del

· Hecho, acto o estado de cosas que documenten.

· De la fecha en que se produce esa documentación.

· De la identidad de los fedatarios y demás personas que, en su caso, intervengan en ella.

Los documentos privados harán de prueba plena en los términos del Art. 319 de la Lec, siempre y cuando no sean impugnados por la parte a la que perjudiquen.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Normas Para Comentar

1.-Utiliza el buscador para encontrar cualquier contenido alojado en el blog. 2.-Todos los comentarios son supervisados por el administrador del blog. 3.-Si quieres preguntar o realizar cualquier consulta en los comentarios, asegúrate que la misma guarda relación con la entrada publicada. 4.-Intentar exponer brevemente la consulta de forma clara y ordenada. 5.-Si prefieres mandar un email, situado en la pestaña contacto, intenta exponer la consulta de forma clara y ordenada y aportando los hechos necesarios para su comprensión. 6.-Queda terminantemente prohibido el uso incorrecto del lenguaje ni el empleo de lenguaje SMS. No escribas con mayúsculas. 7.-Queda terminantemente prohibido el SPAM. Este sitio usa la etiqueta “rel=”nofollow” a todos los enlaces externos. 8.-Si no se cumplen estrictamente estas normas el comentario será ignorado y/o borrado. Respetando estas normas ganamos todos, conseguimos un mayor orden y ayuda para los nuevos visitantes. Gracias por tu comprensión.