25 de junio de 2008

// // Dejar un Comentario

La División y Partición Hereditaria. Aspectos Prácticos.





En anteriores artículos hemos realizado un pequeño esbozo sobre la sucesión testada e intestada y sobre el testamento y sus clases. Ahora toca hacer un breve repaso a la partición hereditaria. Este repaso tendrá un carácter eminentemente práctico y se intentará no hacer ninguna referencia técnica al articulado de la ley.

Siguiendo el iter sucesorio, la partición de la herencia consiste en distribuir los bienes hereditarios entre los coherederos, cesionarios y, en su caso, legatarios de parte alícuota, atendiendo a sus respectivas cuotas.

En síntesis, dicho reparto lo puede hacer el propio testador o encomendárselo a una persona de su confianza y por él designado: el contador-partidor o albacea universal provisto de esas facultades. También lo pueden hacer los propios interesados o, en caso de desacuerdo, por vía judicial o arbitral.

I.- La partición de la herencia

a) El reparto de los bienes gananciales. - Si los cónyuges no están casados en régimen económico de separación de bienes, los bienes que se compraron durante el matrimonio son gananciales, es decir, de los dos. Al fallecer uno de ellos, hay que determinar qué bienes se queda en propiedad el viudo y cuáles quedarán para la herencia del fallecido. Esto se suele hacer al mismo tiempo que la partición y en la misma escritura de herencia, puesto que tienen que participar las mismas personas (el viudo y los herederos).

b) La colación o sucesión intervivos.- Cuando se han hecho donaciones por los padres a los hijos en vida, la ley entiende que se han hecho como anticipo de la herencia y que habrá que tenerlo en cuenta, para que esos hijos reciban de menos en la herencia el valor de lo que se les ha donado. Es decir, la ley considera que si un padre ha regalado algo a un hijo, no ha sido porque quiera mejorarle, sino porque ha querido darlo en parte de la herencia en vida, de manera que lo regalado al hijo deberá computarse para hacer los lotes entre todos ellos. Esto no obstante, la colación no se produce cuando el padre o madre dispusieron lo contrario al hacer la donación.

c) La partición: Una vez hecho lo anterior se sabe qué es lo que hay en la herencia y se tiene que repartir entre los herederos según la parte que tiene cada uno. Los herederos tienen que estar todos de acuerdo sobre los lotes de bienes que le corresponden a cada cual. Si el testador determinó a quién iba a parar alguno o todos los bienes, hay que respetar su voluntad.

Aunque el cuaderno particional se puede hacer de forma privada, resulta más práctico y cómodo hacer todas las operaciones anteriores en una sola escritura de partición, consiguiendo así el asesoramiento del Notario. Como ya se advirtió con anterioridad en otro artículo este aspecto es fundamental. De todas formas el cuaderno particional firmado privadamente es perfectamente válido aunque debería ser elevado más adelante a escritura pública.

d) Falta de unanimidad entre los herederos: Como antes indicamos, para formalizar la escritura es preciso que todos los interesados presten su consentimiento. Si ello no es posible, hay que acudir al juez, bien para que nombre un contador partidor judicial, que reparta los bienes de manera obligatoria entre los herederos (solución que no siempre es posible), bien para embarcarse en un pleito sobre la materia. Ambas soluciones son caras y poco deseables, y tienen costes no únicamente económicos, sino también personales, por lo que siempre se ha de intentar llegar a un acuerdo que las evite.

Dedicaremos otro artículo a desarrollar con mayor amplitud el articulado legal de la partición judicial. Avanzando, en todo caso, que el artículo  1059 del Código Civil dispone que “cuando los herederos mayores de edad no se entendieren sobre el modo de hacer la partición, quedará a salvo su derecho para que lo ejerciten en la forma prevenida en la L.E.C.” (L.E.C. quiere decir Ley de Enjuciamiento Civil). La vigente Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, en su Libro IV dedicado a los procesos especiales, en su Título II titulado de la división judicial de patrimonios, dedica su Capítulo I a la división de la herencia, exponiendo en su sección I el procedimiento para la división de la herencia. Dedicando ocho artículos a su regulación: del 782 al 789. El próximo artículo se centrará en un análisis pormenorizado de este articulado.

II.- Sujetos intervinientes en las operaciones de partición.

1) Supuesto común:


a) Si hay testamento

: todos los herederos, legatarios y cesionarios, así como los que tienen derecho a legítima, se les adjudique algo o no en el testamento.

b) Si no hay testamento: todos los que sean herederos según la declaración de herederos. En el reparto de la herencia no actúa el sistema de mayorías, sino el de unanimidad. Si uno de los interesados no está de acuerdo y no quiere firmar la escritura, no es posible formalizar una partición que podría llamarse "por mayoría de votos", sino que hay acudir al juez, como veremos en otro artículo.
Es frecuente que la familia esté dispersa y sea difícil reunir a todas estas personas. En este caso, tras ponerse de acuerdo sobre cómo se va a realizar la partición, se suele dar un poder notarial a otro de los herederos o a otra persona para que lo haga en su nombre.

2) Casos especiales: el contador-partidor.

El testador puede designar a una persona en el testamento que haga la partición. Esta persona es la encargada, dentro de la parte de la herencia que corresponde a cada heredero, de decir qué bienes se adjudican a cada cual. Su labor es muy útil, ya que si no hay acuerdo entre los herederos podrá ella realizar la partición y evitar tener que acudir al juez.

Si el fallecido estaba casado en régimen de gananciales, hará además, con el cónyuge viudo, la liquidación de la sociedad conyugal (es decir, determinará qué bienes corresponden al viudo por su mitad en esta sociedad, y cuáles son la herencia del fallecido).

Es aconsejable de todas formas, para evitar reclamaciones, que el contador-partidor consiga el acuerdo unánime de todas las personas que antes veíamos que tienen que intervenir en la partición, y que, por tanto, a la escritura de partición acudan el contador-partidor y todos ellos, pero en ningún caso este acuerdo es imprescindible. El contador-partidor puede firmar él solo la escritura de partición, salvo que el fallecido estuviera casado y tuviera patrimonio ganancial, en cuyo caso el viudo o viuda habrá también de firmar, pero no los herederos.

En conclusión, para terminar este artículo indicar la dificultad que siempre entraña esta materia. Dificultad que viene no solo motivada por cuestiones personales si no también por cuestiones económicas. Es aconsejable intentar llegar siempre a un acuerdo que pueda solucionar el asunto y no dilatarlo en el tiempo. En caso de desacuerdo, más frecuente de lo que parece, el procedimiento judicial es largo y tedioso, con un coste económico añadido bastante elevado en función del valor de cada herencia, obviamente. Procedimiento judicial que resulta, en ocasiones, infructuoso en cuanto a su oportunidad. En todo caso, reitero lo dicho tantas veces, el asesoramiento legal del Notario, Abogado, Asesor o similar se vuelve estrictamente necesario e indispensable para resolver cualquier disputa hereditaria.

Etiquetas de Technorati: ,,,,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Normas Para Comentar

1.-Utiliza el buscador para encontrar cualquier contenido alojado en el blog. 2.-Todos los comentarios son supervisados por el administrador del blog. 3.-Si quieres preguntar o realizar cualquier consulta en los comentarios, asegúrate que la misma guarda relación con la entrada publicada. 4.-Intentar exponer brevemente la consulta de forma clara y ordenada. 5.-Si prefieres mandar un email, situado en la pestaña contacto, intenta exponer la consulta de forma clara y ordenada y aportando los hechos necesarios para su comprensión. 6.-Queda terminantemente prohibido el uso incorrecto del lenguaje ni el empleo de lenguaje SMS. No escribas con mayúsculas. 7.-Queda terminantemente prohibido el SPAM. Este sitio usa la etiqueta “rel=”nofollow” a todos los enlaces externos. 8.-Si no se cumplen estrictamente estas normas el comentario será ignorado y/o borrado. Respetando estas normas ganamos todos, conseguimos un mayor orden y ayuda para los nuevos visitantes. Gracias por tu comprensión.